You are currently browsing the monthly archive for febrero 2007.

Al final, salió todo al revés. Lo que podía ser un churro como una casa (By the way), lo clavamos, gracias a la aportación de un bajista de otro grupo, que al principio llegó todo preocupado preguntando “¿es en el mismo tono que en el disco, verdad?” y al final lo hizo mejor que nadie. Lo que podía ser todo un espectáculo (You shook me all night long), fue un churro como una casa gracias a mi trabajo en la guitarra. Años tocando la puta canción para cagarla de esa manera. No nos perdimos en ningún momento, Iván y Lucho lo hicieron mejor que nunca, Diego berreaba a más no poder… Como era el final del concierto, y nos había quedado todo perfecto, yo ya me estaba emocionando y me dejé llevar. Llegó el solo y pensé “si empiezo bien, el resto lo clavo, todo es empezarlo”.

Mantuve la primera nota y me acuerdo que miré a los presentes en plan alá vou. Seguí con el solo y la parte en la que toco en el medio del mástil sonó como tenía que sonar. Cuando subí hice un par de notas bien y de repente me encontré tocando algo que no era. Normal, tenía los dedos un traste antes. Oh, my god!

El plano en el que Angus recorre el escenario de un lado a otro, hasta que vuelve al centro con Brian Johnson, ahí la cagué. Vilmente, además. Lo peor es que era incapaz de recuperar y casi hasta las tres o cuatro notas finales del solo no pude volver a donde tendría que estar. La cara que puse en ese momento fue un poema. Todo el concierto esperando hasta ese momento, para convertirlo en un pequeño desastre. Y así acabamos.

Pero no pasa nada. En realidad subirse al escenario es un puto vicio. Los nervios del principio se fueron casi al momento, el truco era no mirar a la gente, no muy difícil, la verdad, pues parecía que detrás de los focos no había nada más. Y aún después del desastre me quedé con ganas de más. Estuve pensando en algo que hacer, pero cuando me preguntaban “¿Vas a volver a subir?” yo respondía “..mmm… creo que no”. Pero ahora creo que en cuanto tenga ocasión, sí.

Aquí estamos dándole a “Bailaré sobre tu tumba” canción fácil donde las haya y que no nos dió ningún problema, como debería ser. De izquierda a derecha: servidor al bajo, Lucho a la guitarra, Celia haciendo guachurugüe guachurugua, Iván a la batería, Diego cantando, y la adquisición a última hora de un guitarrista cuyo nombre empieza por D. Creo.

En el carnaval del DZine le pregunté a Iván en qué iba a consistir la Jam Session del próximo sábado. Me dijo cómo iba a ir la cosa y como la otra semana se fue la luz, pusimos velas y yo pillé la guitarra para amenizar (o amenazar, según se mire) un poco el asunto, me preguntó si quería hacer algo. Yo le dije que a lo mejor. Punto. Ayer preparé algo con Diego, pero nada convincente.

Hoy he recibido una llamada que ha cambiado la perspectiva radicalmente. Lo que era un puede ser algo se ha convertido en un VA A SERLO, los ensayos en la cocina de mi casa pasan a ser en el cine del DZine, valga la rebuznancia, y lo que era un duo cutre pasa a ser un cuarteto igual de cutre. Y aunque todos se muestren optimistas, yo no lo veo tan claro.

Pero en general ha sido un día bien agradable. Tras un paseo corto por Ares, y un chocolate con churros, no estuvo mal eso de estar tomando algo con el DZine cerrado y ver al padre de Iván ensayar con su grupo. Una nueva experiencia. Aún así, me quedo con que vamos a hacer una patata. En la foto de abajo podeis ver la puerta, con el reloj de Hitchcock vigilando siempre, por la que se pasa al cine (foto de arriba).

Aquí están Celia, Sara, Diego e Iván de espaldas. No confundir con Iván Sanjurjo, el Iván que ya nombré las otras veces. El de la foto es el batería que tocará con nosotros, (el pobre no sabe lo que ha hecho, y pensar que fue él quien se interesó, criatura). Celia cantará en alguna canción, y Diego se turnará el bajo y la guitarra conmigo dependiendo del tema que sea. En principio vamos a tocar Bailaré sobre tu tumba de Siniestro Total, Smoke on the water de Deep Purple (sí, ya sé que esa canción es de principiante, pero la cuestión es que no nos tiren tomates), You shook me all night long de AC/DC, y By the way de los Red Hot. Y si no es By the way, será ésta otra:

Y me estoy acordando de una frase que me dijo Iván después de oirme empezar con Whatever you want. “Sí, me alegro de que te gusten los Status Quo, pero tienes el ritmo en el culo”, más o menos. Todo un Risto Mejode el tío, jajaja.

Por cierto, vaya mierda de película.

Hoy hice un viaje que he hecho mil y una veces, y haré hasta que el cuerpo aguante. Me acompañaron mis primos Eva y Rubén, y por culpa del agua, las rocas mojadas y las silvas, por poco no conseguimos llegar. De hecho, faltó poco para dar media vuelta sin haber entrado en el molino. Pero no hay silva que se resista a unos buenos palos. Eso sí, sólo Eva y sus superbotas de agua pudieron hacerle frente a la inundación que había dentro.

Ahora, busquen las siete diferencias.

¡¡¡Fiesta!!!

El viernes que viene, Josele Santiago y Pablo Novoa (10 € entrada anticipada, 12 € si no sus dais prisa), y el sábado, Jam Session, con instrumentos en el escenario y que se suba quien quiera a dar la nota. Diego y yo la daremos. Por cierto…

Dice Descalza que “Hacerse tanto de rogar no es bueno, así que, para no quedar mal, por fin me he decidido a hacer una exposición de aquestas fotos. Inauguro el día 16 a las 20:00 en el Centro Cívico Cultural de Arteixo (Paseo Fluvial, sn. 15142 Arteixo, A Coruña) y estará abierta hasta el día 28 con en horario de 10:30 h. a 14:00 h. y de 16:30 h. a 20:00 h., excepto domingos y festivos.
Pues, con todo esto, os espero allí y que disfrutéis.”

Ahora viene mi matiz personal. Una pena que sólo sean 25 fotos, quedándose muy buenas imágenes sin exponer, pero bueno, está claro que todas no cabían. Es que si caben, me quedo allí a vivir. Y si esta mierda me dejara subir alguna foto suya, lo haría. Pero bueno, buscad “Il laboro” en su flickr, y vereis de qué hablo.

Sí, soy muy pelota, ¿qué pasa?… Ah, bueno, pensaba.

Si los dedos no me fallan, hoy cumplo esos años, y he estado pensando mil chorradas para escribir ahora, todas muy largas y con muchos nombres. Supongo que no hay nada mejor que ser directo y dedicar el cuarto de siglo que se me acaba de ir. Ya que nunca voy a recoger un Oscar, pues aprovecho.

A ella, por ser una verdadera leona con sus cachorros.

Y a él por enseñarme a comprender las cosas, antes que aprenderlas o aceptarlas sin más.

A los dos por mil razones que no sé escribir, pero que están ahí.

A Tyler por haberme maullado y a Eneko por seguir haciéndolo. Y a todos los demás. Nacer un 13 no debe dar tan mala suerte si he tenido el placer de haberos conocido. Los siguientes van por vosotros. Como este video.

Pues sí. Descubrí lo que era tocar una guitarra eléctrica viendo Papurrein en la gallega, en aquellos tiempos en los que sólo había tres canales. ¿A que nadie lo sabía? Bueno, pues ya está.

¡A por los que me quedan!

Ya sé que no bailo muy bien, pero deja que te lleve yo.

Lo siguiente no es rap, pero a ver si te gusta.

Aaay, cómo me gustaría haber vivido esa época.

Hace casi tres años, Paul Greengrass, casi un desconocido para los cinéfilos, aceptó dirigir la continuación de El Caso Bourne. Al comienzo de ésta primera película nos encontramos con un joven interpretado por Matt Damon, flotando en alta mar inconsciente, y rescatado por un barco pesquero italiano. Tiene heridas de bala en la espalda y una cápsula con un número de cuenta de un banco suízo incrustada en la cadera. Cuando despierta, no recuerda quién es, ni porqué está en esa situación. En cambio, sabe hablar distintos idiomas, “hacer café, sumar y restar, y todo lo demás”.

Más adelante descubre que en el banco suizo guarda una caja con varios fajos de billetes de distintas nacionalidades, unos cuantos pasaportes de distintos paises con su foto, y una pistola. Uno de esos pasaportes dice que su nombre es Jason Bourne y que vive en Paris. En la embajada americana se fija en Marie, una joven que ha viajado por toda Europa y necesita un visado, pero se encuentra con problemas burocráticos y no se le concede. Jason tiene que huir de la embajada por razones que ahora no importan, y tras escapar vuelve a encontrarse con Marie en un callejón. Le ofrece diez mil dólares por llevarlo a Paris, y otros diez mil cuando lleguen.

Éste es básicamente, el principio de la saga Bourne. Atención, muchos spoilers. Si no habeis visto las películas, pues otro día será.

Finalmente, Bourne descubre que es un asesino entrenado por la CIA. En su última misión, eliminar al lider de un país africano mientras estaba éste en su barco, consiguen herirlo y tirarlo por la borda. Éste accidente es el causante de su amnesia. El problema es que ahora la CIA quiere verlo muerto, la policia no parará hasta atraparlo, y el lider africano también quiere eliminarlo. Al final de la película, y tras conocer toda la verdad, aunque, como ya he dicho, sin recuperar su memoria, vuelve con Marie, para disfrutar lo que se supone que es una buena vida entre dos personas que, hasta que se conocieron, no tenían nada.

La película recupera el espíritu de la Guerra Fría, con Europa como escenario de todas las idas y venidas de espías, dobles espías, asesinos a sueldo y demás. Realmente buena, fue dirigida por Doug Liman, que la trató con seriedad y sin artificios ni efectos especiales o escenas a lo James Bond. Y cuando digo seriedad, no hablo de lentitud o aburrimiento, sino inteligencia, y mucho ritmo bien llevado. Sin embargo, la escena en la que Bourne se enfrenta a su antiguo jefe, Conklin, tuvo que ser escrita y rodada varias veces. La primera versión, en un apartamento, no convencía. Escribieron y rodaron otras escenas más climáticas y espectaculares, pero al parecer, cada cual era peor que la anterior. Finalmente, volvieron a la escena del apartamento, quitaron lo malo y reforzaron lo bueno, y eso fue lo que quedó en el filme. Y el único momento poco verídico también está en esta escena. Cuando Bourne utiliza el cuerpo de un enemigo para protegerse mientras cae por el hueco de una escalera es una fantasmada como un templo. De las buenas. Pero como en James Bond y demás pasan cosas así cada cinco minutos, pues en una película que se agradece ver como es el caso, pronto se olvida.

Las películas de Bourne están basadas en tres novelas de Robert Ludlum. Tras los problemas con Doug Liman al acabar la primera, lo despidieron y buscaron a otro director para la segunda aventura de Bourne. En principio era una mala idea, pues había hecho un buen trabajo. Pero resultó ser todo un acierto contratar a Paul Greengrass. El director de Bloody Sunday, y Extraña Petición (con Kenneth Branagh y Helena Bonham-Carter, Gilderoy Lockhart y Bellatrix Lestrange para los potterófilos, todos acaramelados.. hasta que llegó Tim burton y le hizo un hijo… a ella), realizó con esta segunda parte una verdadera obra maestra. Para mí, una de las mejores películas de todos los tiempos.

El Mito De Bourne es un increible torrente de escenas perfectas. No hay tiempos muertos, ni diálogos que no sirvan para hacer avanzar la historia. No sobran minutos ni planos ni palabras.

Bueno, más spoliers. En serio, que no leais si no la habeis visto.

Al principio de la película, nos encontramos a Jason y a Marie viviendo en la costa de la India lo que parece una vida idílica… en su superficie. Jason sueña con momentos de su pasado, y los apunta en una libreta, pero no encuentra conexión alguna entre unos sueños y otros. Marie lo ayuda y lo anima, pero la enfermedad de Jason parece estar minándola poco a poco.

Mientras, en Berlín, un grupo de la CIA, con Pamela Landy al frente, sigue en las sombras la venta ilegal de unos documentos entre uno de sus hombres y un comprador ruso. Pero un asesino llamado Kirill roba los documentos y los mata a los dos, dejando antes una huella de Jason Bourne en la escena. Para rematar limpiamente la faena, Kirill le sigue el rastro a Bourne y llega a la India con intención de eliminarlo. Tras perseguir a Jason y a Marie, dispara desde la distancia y mata a Marie, quien conducía. El coche cae a un río y Kirill se va creyendo que ha matado a ámbos.

Todo esto en el primer cuarto de hora de una película llena de decisiones valientes, apoyada en guión soberbio. La historia continúa con un triángulo amoroso entre Bourne, la CIA y Kirill en el que cada uno de los tres se ve perseguido y a la vez persigue a los otros dos. Tras la escena de acción final, aún queda tiempo para que Bourne se encuentre con la hija adolescente de un matrimonio que él mismo mató cuando trabajaba como asesino, para contarle la verdadera versión de los hechos.

“-Eres mayor. Mayor de lo que pensaba. ¿Esa foto significa mucho para tí? -No, sólo es una foto. -Dices eso porque crees que sabes cómo murieron. -Lo sé. -Claro que no. Yo querría saberlo. Querría saber que mi madre no mató a mi padre, y después se suicidó. -¿Qué?. -Eso no.. tus padres no murieron así. Yo los maté. Fui yo. Era mi trabajo. Fue mi primera vez. Tu padre tenía que estar solo. Pero tu madre aparecio de repente, y tuve que cambiar el plan. Todo fue distinto, y ahora lo sabes. ¿No es mejor? Cuando alguien te quita lo que amas, quieres saber la verdad”.

Al final de la película, Jason Bourne es alguien destrozado por la muerte de Marie, con la conciencia rota por su antiguo trabajo, y sin haber recuperado todavía su identidad. Pamela Landy, agradecida por haber resuelto el caso de los jefes de Kirill, le revela por teléfono su verdadero nombre al encontrar unos antiguos documentos. Bourne sabe que algún día fue David Webb, y que nació en Missouri a principios de los setenta. Así acaba la película, con Bourne andando por Nueva York en medio de la gente.

Paul Greengrass dirigió después United 93, sobre el caso real del cuarto vuelo secuestrado el 11-S, el único avión que no alcanzó su objetivo. Una película sobrecogedora y que resultó ser muy molesta para las altas esferas estadounidenses. Sin embargo, los familiares de las víctimas le ofrecieron todo su apoyo y le agradecieron haberla realizado. (El documental que muestra cómo los actores van a conocer a los familiares de quienes interpretan es tan grandioso como la propia película). Ahora mismo está rodando la tercera y última aventura de Jason Bourne, a la que ya tengo ganas de hincarle el diente.

Y nada más. Os dejo con la escena de la persecución final entre Bourne, Kirill y la policía moscovita. La mejor persecución jamás filmada, sin efectos, saltos imposibles o trompos de cuatro mil quinientos grados. Pena que el panorámico no esté completo, o que se vea un poco oscura de más. Aún así, espero que os guste.

Tengo una norma idiota, sacar la foto con la luz que haya en ese momento. Cambio el obturador y el diafragma a mi antojo, pero nunca, nunca utilizo el flash. ¿Porqué? Porque tengo un dogma idiota, como casi todos.

No conozco a nadie que no tenga una manía rara, una ley mental que le impida hacer las cosas como el resto de los mortales. Sean principios, manías o caprichos, todos tenemos un pequeño escollo que nos impide hacer las cosas a la manera normal. Y lo que para mí es una chorrada, para tí es una manera de hacer las cosas. Si sale bien o mal, eso que lo decida cada uno.

En mi caso es algo malo, a veces. Porque puede pasar esto.

Si bajais la persiana, se verá mejor. Si bajo la velocidad, me sale movida, y si utilizo flash, me siento gilipollas. Y ahora que veo la foto, me siento más gilipollas aún. Pero es que son manías. A veces puede salir bien.


Mmm, daquela maneira. Bueno, el tema es que todos tenemos alguna manía idiota, pero que la queremos, porque es nuestra manía. Dedicado a todas las bombillas malas del mundo. Un beso.

Lo que está sonando en el móvil de Xiana

Be My Baby, de Vanessa Paradis. Y vamos haciendo memoria para sacar el Xiana´s Greatest Hits. Pista 1 - House Of The Rising Sun, The Animals Pista 2 - Simple Man, Lynyrd Skynyrd Pista 3 - Girls Girls Girls, Motley Crüe Pista 4 - Even Flow, de Pearl Jam Pista 5 - You Give Love a Bad Name, de Bon Jovi Pista 6 - Ball And Chain, de Janis Joplin

Día de Nuestro Señor

febrero 2007
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Flickalo!

Mira que os molan estos…

¡Miao!

Pos esto es todo, amigos. Para cualquier chorradita, por chorras que sea, no os corteis y mandadme un meil de esos a tylerrip@hotmail.com