En el carnaval del DZine le pregunté a Iván en qué iba a consistir la Jam Session del próximo sábado. Me dijo cómo iba a ir la cosa y como la otra semana se fue la luz, pusimos velas y yo pillé la guitarra para amenizar (o amenazar, según se mire) un poco el asunto, me preguntó si quería hacer algo. Yo le dije que a lo mejor. Punto. Ayer preparé algo con Diego, pero nada convincente.

Hoy he recibido una llamada que ha cambiado la perspectiva radicalmente. Lo que era un puede ser algo se ha convertido en un VA A SERLO, los ensayos en la cocina de mi casa pasan a ser en el cine del DZine, valga la rebuznancia, y lo que era un duo cutre pasa a ser un cuarteto igual de cutre. Y aunque todos se muestren optimistas, yo no lo veo tan claro.

Pero en general ha sido un día bien agradable. Tras un paseo corto por Ares, y un chocolate con churros, no estuvo mal eso de estar tomando algo con el DZine cerrado y ver al padre de Iván ensayar con su grupo. Una nueva experiencia. Aún así, me quedo con que vamos a hacer una patata. En la foto de abajo podeis ver la puerta, con el reloj de Hitchcock vigilando siempre, por la que se pasa al cine (foto de arriba).

Aquí están Celia, Sara, Diego e Iván de espaldas. No confundir con Iván Sanjurjo, el Iván que ya nombré las otras veces. El de la foto es el batería que tocará con nosotros, (el pobre no sabe lo que ha hecho, y pensar que fue él quien se interesó, criatura). Celia cantará en alguna canción, y Diego se turnará el bajo y la guitarra conmigo dependiendo del tema que sea. En principio vamos a tocar Bailaré sobre tu tumba de Siniestro Total, Smoke on the water de Deep Purple (sí, ya sé que esa canción es de principiante, pero la cuestión es que no nos tiren tomates), You shook me all night long de AC/DC, y By the way de los Red Hot. Y si no es By the way, será ésta otra:

Y me estoy acordando de una frase que me dijo Iván después de oirme empezar con Whatever you want. “Sí, me alegro de que te gusten los Status Quo, pero tienes el ritmo en el culo”, más o menos. Todo un Risto Mejode el tío, jajaja.