You are currently browsing the category archive for the ‘Basado en hechos reales’ category.

Joer, acabo de escuchar a Chuck Berry cantando Maybellene, “bla bla bla, Maybellene, why can´t you be true… o algo así, bla bla bla…” y la siguiente canción del disco es 30 days… y… ¡pero si son iguales!

En fin… hace algún tiempo mi ordenador, ese en el que retocaba fotos con el paint, me se murió. Y ahora que he ahorrao un poquito, pues… ¿a que no adivinais qué me voy a comprar?

VI_TSB

Pues no, ¡el ordenador! ¡Malditas prioridades!

Por culpa de un wideo que me pasó el baquetas, investigué sobre el grupo y me encontré este otro. Me gustó tanto que todas las mañanas lo pongo para secarme, vestirme, ponerme las lentillas y largarme al trabajo. Dura lo justo para que cuando acabe yo salga por la puerta. Y así me marcho bastante animao.

Ais… cada vez que me siento a escribir algo, me da una pereza… tengo como cinco o seis borradores guardados… espero sepan perdonarme si últimamente estoy un poco desaparecío… es que me metí en una secta adoradora de Ana Obregón, y, joer, me ocupa mucho tiempo.

Pincha aquí para escuchar la banda sonora del post. ¡¡Que pinches te digo!! Ej que si no, no tiene gracia. Y no la tiene con música, imagínate sin ella.

El relato que está a punto de leer está basado en hechos reales. Algunos de estos hechos han sido dramatizados para una mejor comprensión de los diferentes puntos de vista. El resto ha sido totalmente exagerado para que molara más. Y lo que quedaba, si quedaba algo, ha sido totalmente inventado. El nombre de los implicados ha sido cambiado por temor a futuras represalias judiciales. Las oraciones dejan de estar en pasiva. No es porque los implicados no fueran nadie y pudieran intercambiarse tranquilamente por cualquiera, incluido usted… Personas ordinarias en circunstancias extraordinarias. Que es la frase que siempre os encontrareis en cualquier libro de Spielberg. Siempre.

Hola, mi nombre no es tyler, pero eso es lo de menos. Recuerdo aquel jueves 16 de abril del 2009 como si fuera antes de ayer. Después de conseguir hacer cantar a aquellos extraterrestres y que contaran todo sobre el Facebook y toda la información que les estábamos dando para su futuro ataque y conquista mundial, se ofrecieron a llevarme hasta casa, pues ya era tarde. Nos despedimos bastante emocionados, ya sabeis que habíamos compartido momentos muy especiales. Antes de irse me volvieron a recordar aquello de que somos seres capaces de lo mejor y de lo peor, y me volvieron a poner el video de las bombas, las guerras, y las risas y los besitos… “Eh, vale, sí, sí, corta, ya vi Contact y Abyss y Misión a Marte. Queda claro… qué pesaos sois”. “Bueeeeeno, hala, hasta luego, ¿eh?” Encendí la tele y no había noticias fuera de lo común, otra vez había salvado el mundo y nadie se daba cuenta. Es jodido pero es lo que hay. Tenía un mensaje de la Preysler, “¿no problemo?”. “No problemo”, respondí. Me puse a roncar, que ya no eran horas. Al día siguiente, viernes, coma sempre me desperté tarde para ir al trabajo. La tele, la radio y los compañeros de trabajo, expertos mundialmente reconocidos en el campo del pronóstico meteorológico, decían que ese día llovería como nunca. La verdad, eso esperaba. Me dolía el cuello y aún encima tenía que trabajar en Cor… en Buahneno City, y como llevaba casi un año pintando libre cual pajariglio en las carreteras por el medio del monte, pues me apetecía un carajo el cambio. Y no llovía. El cielo más azul que os podais imaginar estaba ahí. Y la radio diciendo “cuidao que llueve”. Aún encima cachondeo.

Llegamos al escenario del suceso. Estadio de Riazor, más o menos, calle arriba, calle abajo. Las fans gritaban como locas y los periodistas se agolpaban alrededor del furgón. “Calma, calma” “¿Es usted el superhéroe que nos ha salvado de la invasión alienígena que estaba programada para ayer a las siete y media de la tarde?”. “No, yo pinto carreteras, mira, mira qué bonito me está quedando el ceda”. “Ah, pos es verdá”. “No olviden cuidar el medioambiente y automineralinarse y autovitamizarse”. “¡Es él!”. “¡Mierda!”. Me reconocieron, y eso que llevaba el flequillo cambiado de lado. Cuando toda la movida se fue calmando, seguía sin llover. Maldije por lo bajo (“¡¡¡MECAGÜENLAPUTA!!!”) y llamé la atención de un conocido que por allí andaba, y al que llamaremos Yastamos Jr. “Hombre, Rafa”. “Chiiist, no conozco ningún Rafa, me confunde usted”. “¿Aquéandas?¿Yanoestásenelclub?¿Porquétefuistealotro?¿Pintascarreteras?Miraquehuelemaleso,¿noacabaiscolocados? Bueno,    saludos    a    tu    prima.” “Eeeeh… sí. ¿Y tú no deberías estar en clase a estas horas? ¡Sigue así y acabarás pintando carreteras!”.

Y entre una cosa y otra, llegó el momento que no tenía que llegar. Mi voluntad flaqueó y perdí la noción de todo. Acabé de rodillas en el suelo, a lo Platoon, y proclamé, que es llamar en latín, pero con nivel pro: “Vendo mi alma al diablo a cambio de que empiece a llover ahora mismo y nos podamos ir a casa. Hoy no es un buen día, no aguanto más.” El cielo se oscureció, parecía que había llegado la noche, un viento helado se llevó toda la mierda del suelo y yo pensé: “bueno, por lo menos ya no hay que barrer”, se escuchó un siniestro murmullo salido del suelo… Mis compañeros lloraban mientras rezaban, la gente corría a esconderse, otros llamaban a sus familiares por el móvil, otros aprovechaban detrás de unos arbustos… y cayeron cuatro gotas.

Cuatro putas g****.

Me indigné todo. Como los curas dicen que el infierno está ahí abajo, pues me tiré al suelo con el asfalto en la naríz, y me puse a berrear como un condenado. “¡Satán, sé que estás ahí, este no era el trato! ¡Ni siquiera está mojado el suelo!” Como era un poco ridículo, me levanté y me subí al techo del furgón, que seguramente era más épico que estar tirado en el suelo. Mis compañeros trataban de detenerme, pero fue inútil. Apreté los puños, cogí aire y grité al cielo… sí, al cielo, sé que no es correcto del todo, pero quedaba mejor. “¡Señor de las tinieblas! ¡Satán, Belcebú, o como sea que te llamen! ¡Me has engañado! ¡Yo lo que quiero es no trabajar hoy! ¡Y me mandas cuatro gotas de mierda! ¡Yo lo que quiero es un puto diluvio! ¡Que se confundan la tierra y el mar! ¡Hazlo ya o devuélveme mi alma! ¡Te obligo a hacerlo ya! ¡Uí, mesié! ¡Right now! ¡AHORA!”

Sí, esta es una de esas dramatizaciones, en realidad no soy capaz de decir todo eso y berrear como berreé sin volver a coger aire. Buahneno City se quedó sin aliento por un instante, mientras un rayo partía el cielo y tocaba el mar. El agua hervía y las nubes se formaban, adentrándose por el Playa Club hasta nosotros. Los cuatro borrachos que todavía allí quedaban, salían a toda ostia. A mí me dió morriña, qué tiempos, y sonreí, porque claro, ver a cuatro borrachos corriendo es divertido, tropezones, farolazos… todo eso. Y me se apareció Mick Jagger, que estaba dándole collejas a Axl Rose,  y me soltó: “Esto era lo que pedías, ahora me perteneces”. Y el Axl: “¡au! ¡u-hu!”

… Y la que cayó. Na miña vida vi llover así. Bueno, en lo que va de mes. Pero, joder, cómo llovía. El nivel del mar si no subió diez metros no subió ninguno. A los del Gasthoffff se les atragantaba el croasan, los tiburones del acuario cantaban “libreeee, como el sol cuando amanece, yo soy libreeeee, como el maaaar”, todo el cuerpo de la local salía de los bares, los pesetas apretaban el acelerador y por primera vez no paraban con el semáforo en ámbar, en Matogrande había sitio donde aparcar y en Penamoa llamaban a la nacional…

Al ver la líada sólo pude decir: “Buah, neno, vaya muvi. La ñapa que me ha montao el cherife. Pinrelo pal kel que aquí me juman a mecos. A ver si safo.” Pero no hizo falta. Nadie se fijaba en mí. Todo el mundo corría a comprarse flotadores de patito… Así que me quedé allí en el techo del furgón, viendo el espectáculo y riéndome por no llorar… Me había quedado sin alma a cambio de cinco o seis horas de trabajo que me quedaban…

Y nada, aquí estoy, esperando a que llegue la hora de saldar cuentas… Amargao total. Homer se había librado porque antes le había dicho a Marge que su alma le pertenecía a ella. Yo he dicho muchas cursilerías, pero esa nunca se me había ocurrido. Mieeerda.

Today the cat cumple 4 añazos. Aunque se esforzara muy mucho por evitarlo. Lo siento, neno. Prueba a tirarte desde el tejado, que es un piso más, a ver si hay suerte. ¡No! ¡Tate quieto, coño! En fin… te quiero mucho mucho mucho, no como cierta personica, que ni te pasa la pensión ni nada. Lo cual me jode bastante, que tengo unos cuantos caprichitos que comprarme. Sí, sí, mami no te quiere, sólo yo. Y si mami dice que te quiere, yo te compro un coche para que vayas por ahí a fardar delante de las gatas. Bueno, no te emociones, recuerda que estás capao…

2587497903_3125327606

“Tranquilo que no me olvido, cabrón

Bueno, no te sulfures, ahí va tu regalito.

¡Que dejes la ventana quieta!

¡Basta ya! Tanto cumpleaños, tanta tontería… ¡Ya ni voy a decir nombres! Primero pa la prima con el pelo a lo Slash. Ahí va tu regalo, que sé que te molan, ¡so hardrockeira!

El siguiente regalo, para la lolaila, a quien el nombre de la de arriba le resulta familiar, hala, ahí vai, ¡so punki!

Y mañana, o cuando acabe de escribir esto, que ya sabeis que escribiendo voy más lento que pegarle a un padre con calcetín sudado (sí, el chiste no era ese, pero no se me ocurría nada), el Curruncho también cumple. ¡Pues toma regalito, toma! ¡So grungie!

“Miguel, Miguel…” ¡Ay, no!. Snif, ¡Neno, no nus murimos a los 27, nunca seremos rock stars!

Son las 12:34 de la mañana (bueno, hace un par de minutos), y me parece una hora cojonuda para escribir la siguiente chorrada. En mi empresa no se aclaran. Hace una semana mi encargado nos dijo que visto lo visto, a lo mejor tenían que volver a echar gente a la calle, más que nada porque no había obras para hacer, y lo cosa estaba malita. Bueno, ya son las 12:41, mira que tardo en escribir… Así que cuando no escuchaba nadie, volví a soltarle lo que le dije a finales de verano, que yo no tenía hijos, que estaba soltero, no, no me estaba declarando, que vivía en casa de mis padres, (lo que no es cierto, es mi madre la que vive en casa de sus padres, y siempre que puedo se lo recuerdo) bla bla bla… Pero no coló. Me dijo que sí, que tenía razón, de hecho los que se fueron en verano estaban en mi situación, pero que yo no me iría. Cuando el jefe le preguntara a él su opinión, primero estaba yo, y luego los demás. También me dijo que era un gesto muy noble (joder), pero que no sabía cómo me iría la vida en un par de años, que me imaginase que de pronto me encontraba con hijos y formando una familia… Para mí eso es mucha imaginación, pero bueno. Subí a casa y se lo dije a las personas éstas que viven conmigo, y me respondieron lo mismo. Básicamente que yo tenía derecho a quedarme, tanto como el más necesitado.

Qué falso soy. Todo esto lo hago por no perder dinero si me voy. No es ninguna nobleza ni sacrificio por los demás. Y además he tardado media hora en escribir un párrafo. Un par de días después los jerifaltes tuvieron una reunión con los encargados, diciendo que durante este año no íbamos a hacer ni la primera hora extra, ni ningún sábado, y que era una buena solución para no echar gente. Pues sí. Y esto a mí me pareció cojonudo. ¡Estar a las cinco en casa! ¡Tardes libres todos los días! ¡Qué lujo! Bueno, la cosa duró un jueves y un viernes. El lúnes de la semana que hoy acaba, empezaron a salir carreteras nuevas por toda Galicia. Llamaron y dijeron que no íbamos a dar hecho, que no nos preocupáramos, que todo volvía a la normalidad. Mieeeeerda.

Y bueno, adelgazar, no adelgazo una mierda, pero andar, ando como un condenado. Este viernes fuimos a una de esas carreteras nuevas. 15 km. Premarcámos una recta de 4 km. antes de ir a comer, y a la vuelta mi encargado me miró y me dijo: en la reunión del otro día alguien comentó que era imposible premarcar más de 10km. de eje en un día. ¿Qué te parece? Y yo pensé y le respondí: que de noche no se ve. Pero premarcamos todo el eje, cuesta arriba, cuesta abajo. ¡Y acabamos a las siete de la tarde! Eso sí, con la lengua de fuera, hechos mierda y con la imposibilidad de dar un sólo paso más. Al acabar mi encargado llamó al jefe por el manos libres.

-¿Te acuerdas de que el otro día dijeron que no se podía premarcar más de 10km. de eje al día?
– Mmm… sí.
-Pues hoy hicimos 15, ¿qué te parece?
-¿Sí?, muy bien, hombre, ya te pondré cinco euros más en el sueldo. Jajaja.
-Ni cinco euros ni pollas, trescientos euros para cada uno.
-Jajaja.
-Y un coche nuevo, que llevo en esta empresa más tiempo que nadie y tengo el coche más viejo de todos.
-Jajaja. ¡Pero si tienes el furgón nuevo!
-¡Hablo de la furgoneta pequeña!¡Y trescientos euros!
-Bueno, tú haz así todos los días y me lo pienso. Por cierto, mañana tiene que quedar la de Outeiro de Rei acabada. Mira que quede acabada, por favor, sea la hora que sea. Tenía que entregarse hoy…

Todos nos miramos, una carretera de 10 km. que ya estaban pintados, pero faltaban la mitad de los hitos… que van cada cincuenta metros… Aquí podría decir que en realidad poner hitos no es nuestro trabajo, según el contrato, pero según el contrato tampoco tendríamos favores que nos hace la empresa, asín que… otra caminata de 10 km. y doscientos hitos después, volví ayer a casa hecho una caca. Llamé al Grungie y a Celia a ver si venían a tomarse un algo, ya que Eneko y yo teníamos la casa pa nosotros solos. Pero el Grungie estaba como yo y Celia ni estaba. Llamé a Juanma y me dijo que no iba a arquear, que trabajaba, y que nos veríamos hoy por la tarde. Pues sí tú no vas, creo que ya no me quedan excusas para levantarme mañana. Me metí en cama y desde hace doce horas hasta ahorita mismo, me dió tiempo a ver el dvd de Love Actually tres veces, a grabarme en el coco la frase : “que el amor nos cosa a leches” e incluso a llorar como una nena. ¿”Como una nena”? Joder, soy falso, avaricioso, quejicas y ahora machista. Y lo peor, llevo despierto desde las ocho de la mañana, pudiendo ir a arco tranquilamente. Así que me hice café, me metí de ostias con el gato, esperé a una hora prudencial viendo los comentarios del director, y a las once de la mañana decidí que ya iba siendo hora de que el vecino de abajo se despertara y aprovechara el día, así podía gritarle a la novia desde temprano. Enchufé la guitarra, puse un poquillo de música y tiré el ampli al suelo. En todos estos años nadie ha subido a quejarse. Quién sabe, con la misma no toco con tanto volumen. Incluso Eneko es capaz de dormir mientras toco, aunque creo que es un recurso de defensa que ha ido desarrollando, nu sé.

Y ya va siendo hora de dejarte, querido diario. Aunque quizás debería hablarte de cuando me dicen en el trabajo que tengo un mecanismo en el culo que cuando hace contacto con el asiento del furgón me duermo. Bueno, qué quieres que te diga. Me ahorro aburrirme en el viaje. O también debería hablar de las minifotos y el Eneko de peluche que me regalaron la semana pasada, pero pa qué hablar, si ná puedo decir. O de las fotos que me pidió Celia, y que tendría 20.000 razones, literalmente, para no volver a hacerlo. 20.001 si contamos que mi pobre ordenador murió en el intento y ahora estoy con el  portatil. O de enfermedades y mundos paralelos, también literalmente. O de Motley Crüe, o del Tintín de Spielberg, pero joer, me ha llevado dos horas escribir este truñaco, aunque wordpress diga que son las tres de la tarde, ¿qué quereis? ¿Que me pase aquí tol día? De ninguna manera: además creo que el vecino se va a echar la siesta. Pues toma somnífero.

CAPÍTULO I

LO MEJOR SERÁ EMPEZAR POR EL PRINCIPIO

Fin de año 2008, bajo de Pablo. La noche empezó con la triste, devastadora imagen de Juanma con el pelo corto. Me sentó como una bomba. Cuando un año empieza así, no puede traer nada bueno… Seguimos, rapidito porque no hay tiempo que perder. Una semana antes, Diego y yo nos dijimos que sería cojonudo componer una canción a cada uno de los presentes, y cantarla en plena cogorza general. El resultado, coma sempre, fue dejarlo todo para última hora. Solución: yo me comí la olla durante la noche del día 30 y todo el 31 haciendo canciones para ocho personas… ¿Y cuándo ensayamos? No ensayamos. Somos así de chulos. Segunda solución: versionar canciones de los grupos favoritos de los presentes, yo ya me sabía la música y Diego ya sabía cantarlas, sólo había que encajar la nueva letra. La cosa funcionó y los presentes se descojonaron de ellos mismos, pues las letras hablaban de ellos, sus cosas, lo que les había pasado durante el 2008… La verdad, fue todo un alivio cuando los vimos reirse ¡y aplaudir! pues ninguno sabía nada del tema y fliparon cuando sacamos la guitarrita de los huevos. Problema: esto fue sobre las dos o tres de la mañana… y podría decirse que ahí acabó la fiesta, por lo menos para mí. Sólo Diego y yo estábamos borrachos (hay que decirlo) y el resto se fue apalancando poco a poco. Por cierto, el concierto fue grabado en 70mm Alta Definición y sonido 6.1 por el Grungie. Aun no lo ví y no creo que quiera, por que tenía una cara de alelado, con la típica sonrisita etílica, que me acojono de sólo pensarlo. Y no digo cómo debí tocar la guitarra… A las seis acabó la fiesta definitivamente. ¡¡A las seis!! Nos estamos haciendo viejos…

CAPÍTULO II

EL TEMA DE LOS CUMPLEAÑOS

Debo felicitar a las siguientes personas con mucho retraso. Por orden.

ali

Ali cumplió nosecuantos (lo siento) el día 2 de enero (¿a que me equivoco con el día?) ¡¡¡Muchas felicidades!!! Eneko no te echa de menos, que lo sepas, y me mira raro cuando le digo que te debo una visita a Vigo. ¿A quién? ¿En dónde? Ya ves, tu niño no se acuerda de sus orígenes, lo tengo tan malcriado…

nuria

Marinuri, que aquí aparece muy cándida, pero es fría, calculadora, manipuladora y una víbora de mucho cuidado, cumplió 25 el día 12 de enero. Pero como en realidad es una buenaza, pues merece cumplir 250 más. ¡¡¡Felicidades!!!

judhit

Mi hermana Judhit, o la jodía Foster, un día se peleó conmigo por que me quería sacar la cámara, y el resultado fue esta foto. Otra vez me metió un jostión criminal con la guitarra de mi madre, y ahí empezó mi hormigueo musical. Concretamente en el parietal frontal. Otra vez me clavó las uñas con tanta fuerza que me dejó cicatriz en el brazo. Otra vez quiso repetir la hazaña y le salió bien, pues me dejó otra cicatriz. Otra vez me tiró de la bici. Otra vez le dijo a una chica que me gustaba pues, eso, que me gustaba. Otra vez me pegó un bofetón, se lo devolví y me pegó otro diciendo que a las niñas no se les pegaba. Y yo me quedé con cara de tonto. Hasta hoy. Ahora se limita a mandarme tres mil veces al día correos powerpoint con chistes que merecen el asesinato del autor. Pero como al final le cogí cariño, felicidades, Jodía.

fanny

Y finalmente, debo felicitar a Fanny, que nació casi un siglo antes que yo, pero en vez del día 13, el 14 de febrero. Y a la que un día le mandé esta foto, y justo después, borre la carpeta en la que estaba, pensando que tenía alguna copia guardada. Pero no. Así que hoy le tuve que llorar, jo, mándame la foto; y ella, no, te jodes, por furro; jo, venga, qué te cuesta; hala, te la mando pa ver si te callas, pesao. ¡Así que muchas gracias y muchas felicidades!

CAPÍTULO III

MALDITA SEA

El día 3 de enero, mi tío Ramón dijo basta y nos dejó más solos que la una. Mi “tío” Juan marchó una semana después. Vale que uno tenga que aguantar a las velliñas de los tanatorios, vale. Aunque sean doscientas y todas te pregunten de quién eres, que te digan “ay, ¿eres el pequeño?, cómo será el grande” (todas)… ¿no te acuerdas de mí? Soy Mariló, sí hombre, Mariló de Currubedo de arriba. No hay problema. Pero que te pillen por banda cuando se está montando la conga del pésame, recién enterrado el difunto y tú con los ojos que ya ni ves, para preguntarte todas felices “y tú de quién eres”… Por favor que alguien me diga que es perfectamente razonable ladrarle “de tu puta madre”.

Algunos parientes acompañamos después hasta casa a mi tía Felisa y mi primo Pedro. Hay aldeas de tres o cuatro casas. Ésta aldea la forman la casa, las cuadras, el pajar y los prados y el monte. El sueño de todo crío con balón o pistola hecha con dos cachos de madera y un clavo por medio. Siempre que haya más críos, claro, porque puedes jugar al fútbol con el perro, pero poco más. Y las vacas son muy aburridas. Pero nosotros éramos una recua de ellos, la casa era enorme, y aún así tocábamos a cincuenta por cama, más o menos. Mogollón de gente y alegría es lo que me viene a la cabeza cuando pienso en esa casa. Y un par de horas después del entierro de Ramón, mi tía y mi primo, nosotros, empezamos a reírnos al recordar algunas cosas. Mi abuelo contaba chorradas y nosotros nos reíamos sinceramente y agradecidos, entre bocados de jamón y chorizo. Pero cuando llegó la hora de la despedida el hechizo se rompió. Besos y abrazos y la cara de mi tía cada vez peor. Al final me quedé yo sólo en la cocina con ellos, mientras otros salían ya a la carretera. Abracé a mi tía y cuando la solté para marcharme se tapó la cara con las manos y dijo, por muy Shakespeare que suene, “maldita sea la muerte”. Y por primera vez rompió a llorar de verdad. Pensé después que quien quedaba en aquel nicho, espero que no suene cruel, comparado con quienes se quedaban en aquella casa triste y fría, se llevaba la mejor parte.

CAPÍTULO IV

TENÍA TANTO QUE DARTE  (GRACIAS, PORQUE SOY POBRE)

Vale. Ésto va resumiendo y rapidito. Estar medio pobre. Cumpleaños viernes 13. Yo decir a la gente semana antes: no celebrar por ahí fuera, ser caro, preferir hacer comida en casa, calidad y cantidad y estar relajaos de domingo guay, que yo trabajar sábado 14. Ellos decir: ¿cenar el sábado no valer? No, no valer, yo no saber a qué hora volver, Ourense quedar lejos, chollo tener que quedar acabado. Juanma y David decir: domingo no poder, tener que trabajar. Sábado que viene, decir yo. Juanma decir, ser una pena, sábado ir a Ikea. Yo decir, domingo que viene, cojones. Todos estar de acuerdo. Celia mandar mensaje: cena en mi casa el sábado, para celebrar que vino Sara, de todas formas. Yo con mosca tras oreja: haber que joderse, cualquier excusa buena ser para hacer fiesta. Mandar mensaje un par de días después: cena en bajo de Pablo. Sábado 14 llegar, yo estar trabajando y no saber nada de nadie. Celia mandar mensaje después: venir con gafas de sol, camisa negra que tú tener tan hortera 22:30 noche, ser sorpresa para Sara. Yo olerme algo. Llegar a casa 20:00. Llamar a Celia porque tener curiosidad, no coger teléfono. Llamar a Nuria. Misma respuesta. Volver a llamarlas. No coger. Llamar a Pablo. Decir que nada saber. Messengerear con Grungie. Responder lo mismo que Pablo. Ir finalmente a casa Pablo.

Pablo me abre la puerta y me manda cagando leches a la cocina. Y yo como no venía demasiado contento, le dije, ¿qué pasa, puedo dejar primero esto en el salón? Sí, claro. Dejé mis cosas y Pablo me empezó a empujar hacia la cocina otra vez. No había nadie, mire para una gentuza que se removía en la terraza, a oscuras. Fue entonces cuando se escuchó la voz coral de un grupo de bardos bastardos que me cantaba el estribillo de “Tenía tanto que darte”, tantas cosas que contarte…

En vez de quedarme allí, miré para Pablo, que me tapaba la puerta, me lo llevé por delante y me fuí… Y volví. Qué cabrones. Nunca me habían dado una fiesta sorpresa, y mooola. Y como saben que me molan las fiestas setenteras, así hicieron mi cumpleaños. Nos lo pasamos mil veces mejor que en fin de año. Y cuando al final me trajeron a casa descubrí que tenía el messenger conectado, y Luna me había escrito. Hablamos un poco y me mandó un dibujo suyo del que me había enamorado. Así que la noche acabó igual de bien.

Y graciñas, Grungie! Tas en todo! Ya ves, yo pensando que moriría a los 27. Ahora sé que nunca seré una leyenda del rock.

Lo sé, tendría que haber escrito este post hace dos días, pero mi modem estaba con un atracón de gambas que te cagas. Luna, en serio, me encantó tu regalo:

No sé nada de Blind Melon, sólo que el cantante me suena de haber interpretado algún tema con los Guns en el primer Use Your Illusion, y que suele aparecer en la típìca lista de muertos célebres del rock. Y como no sabía nada, fue una agradable sorpresa.

Fuck fuck fuck

El barbas de rojo que siempre viene en navipeich se ha portado fatal. Como siempre, calcetines. No sé, podría haberse estirado comprándome una cartera nueva que no necesito, y aún encima vacía, o yo qué se, un libro que sospecho que está usado, sobre todo por lo de Círculo de Lectores y la mancha de tomate de la página 35. Y encima de Anne Rice, como si uno no hubiera pasado la etapa de Emo Roide. Pero no, calcetines. Que por una vez en la vida me hacen falta, y muchos pares. Pero eso no es lo peor. En otro post, con mucho güiski encima, lo cuento. Es muy divertido, y eso que aún no ha pasado.

Funk funk funk

Fiesta de fin de año. Yo soy el encargao de hacer la selección musical molona para una fiesta que nos reunirá a todos por primera vez desde hace mucho tiempo (ayer). Menos a los uruguashos, a los que mando un saludo grande:HOLA
Y pondré música como ésta, que mira por donde, siempre pensé que el cantante sería negro, pero no, era Mark Whalberg en una vida anterior.

Punk punk punk

Pos no tengo nada que decir, era una de las que barajaba para el título. Y hablando de barajar, mis primos y primas y hermanas y el menda nos echamos una partida al poker de las que hacen historia, el día este del título. El que menos perdió tuvo que recorrer la aldea con los pantalones bajados detrás de las viejas, por no poder pagar sus deudas. Y no estoy hablando de mí. ¡Que no! Que esto no es como lo de cuando vas al médico porque te pasa algo en el pito y hablas de “un amigo”… ¡Que no era yo! Yo fuí el que más perdió… Na, es todo coña. Merry pippins y jare crisnas. Besitos.

Primero tengo que explicar la coartada, que luego me dicen que fue por conocer a la veterinaria…

La noche de autos (¿y esto qué significa?) me encontraba cenando con unos amigos. Estos son los nombres que testificarán a mi favor: Jorge, Ale, Celia, Xiana, Juanma y Nuria. Después de una enchenta bastante descomunal cada uno se fue a su casa y Dios a la de todos, el muy jeta. Y al llegar a la mía me salta mi madre con que no encuentra al gato… ¿Comorl? Lo primero que hice fue ver que una ventana de la terraza estaba lo suficientemente abierta, y lo segundo mirar pa bajo, pero como no veía na, pues empecé a buscarlo por la casa, pero no estaba por ningún lado. Así que volví a mirar terraza abajo. Y como aquí no hay ni foco ni linterna ni ná, cogí la cámara, le dí al flash y saqué una foto al patio. Y allí estaban los dos ojitos mirándome. Tal como estaban… con el cuerpo por un lado y la cabeza hacia mí… mala cosa. Saqué otra foto, para asegurarme de su estado, y me convencí de que estaba muerto con el cuello roto.

Le dí la noticia a mi madre y, temblando y aguantándome, bajé al primero, donde tienen una puerta en la terraza que da al patio. Allí vive una señora que es lo mejor del mundo, y me abrió y me acompañó hasta la terraza. Yo le dije que era mejor que esperara dentro, que estaba muerto y vaya usted a saber el espectáculo. Y también porque con la misma a mí me podía ir muy mal. Salí al patio, me acerqué al cadaver y el hijo de la gran puta se giró hacia mí y dijo ¿miau? Y yo:¡cabrón, estás vivo! -¡Miau!

No tenía nada. Una herida en la boca, porque debió caer de morros. Y la señora casi llorando me dijo que me iba a dar una toalla, pero yo me fuí de allí cagando leches a mi casa, con Eneko en brazos, para coger las llaves del coche e ir al veterinario, en este caso, veterinaria. Y ni siquiera era la famosa veterinaria. Tengo que volver a tirarlo este viernes, a ver si cambian el turno y me coincide. Ups.

dsc_0004

Eso que brilla son sus ojillos. Y no sé porqué pensé que estaba muerto, la verdad.

Otra cosa, en las desbarradas de Akin leo que a un tipo que tenía una imagen de Bart y Lisa copulando lo juzgan por pornografía infantil… La leche. Primero porque ese juez se convierte automáticamente en mi ídolo. Yo también quiero llegar a ser alguien importante, respetado, sin que los demás se enteren de que estoy como una puta cabra. Segundo porque qué sitio más maravilloso Australia, donde hay lugar para juzgar estas paridas, en vez de crímenes, corrupción, caza indiscriminada de tiburones… tercero porque pobre hombre, cómo se le debió quedar el cuerpo…

Y la última chorrada de hoy. En BlogHogwarts, que sigo religiosamente y mola tres pueblos y medio más que HarryLatino (pffff), leo la noticia de que Emma Watson no tendría inconveniente en salir desnuda en una película si el papel fuera bueno, o Bernardo Bertollucci, por ejemplo,  se lo pidiera. ¡Quietos paraos! ¡Que ya tiene dieciocho años! ¡Todo es legal!

emma_wattson_mark_seliger03

Y nada más que decir, sólo que si alguno de ustedes tiene el teléfono del Bertollucci, que me haga el favor de ir avisándolo. ¡Ah, por cierto! Me está saliendo una muela del juicio y voy drogao perdido, así que, si hay alguna queja, a la industria farmacéutica. Historias Realmente Idiotas Inc. (c) o sus filiales no se hacen responsables de los comentarios vertidos por tyler. Ni de los vuestros.

Me despierto justo en el momento en que todo lo enchufado se apaga. Fuera está tronando y cayendo la del pulpo. Me quedo un momento con la cabeza en mi querida almohada y vuelve la luz. Despertador en 00:00… Y me es imposible volver a dormir porque tengo el oido tan, pero tan acostumbrado… goteras por toda la casa. Pero no.

El granizo que se estrella contra la canaleta del desván, el agua bajando por la pared… Hace un par de años me habría levantado e ido hasta la sala, a esperar, fregona en mano, y cubos. Toda la noche esperando y fregando, y al día siguiente estabas todo buho.Y las goteras que teníamos no eran estas de plic, plic, plic. No era una teja que tuviera un agujero. Como la canaleta se atascaba, caía una puta catarata por la trampilla de las persianas. ¡Una habitación inundada en un minuto! ¡Y años esperando a que la comunidad se decidiera a arreglar el tejado!

Y la primera noche en mi zulo de Santiago descubro que la pared de mi habitación, justo donde está el cabecero de la cama, es como las paredes de los orinales de las discotecas, con el agua cayendo por ellas, sin cisterna. ¡Las goteras me persiguen!

Pero ahora el problema está solucionado y aún así, como el oido no para de escuchar agua por todos lados… no puedo dormir. Me puse música, pero acabé bailando en cama…

Sí, está bien, es una tontería, y hay gente que no duerme por cosas peores. Lo jodío es que yo duermo por cosas peores, pero no por esto… tengo más miedos idiotas, si quereis. Por ejemplo, me puedo sentar tranquilamente en mi ventana, por la parte de dentro, se entiende, y vivo en un quinto pero como me suba a una silla, ya estoy temblando. Puedo tirarme horas y horas metido en el agua de un río, pero no me alejo mucho de la orilla de una playa. Odio el mar abierto, quizás por eso me encantan los barcos. No me gustan los perros grandes, no soy de esos que dicen hola guapo, dame la patita. Pero si vienen de buenas a primeras meneando el rabo, chachi. Y el único perro que me mordió alguna vez, debía medir como veinte centímetros, pero como se pueden mandar a volar sin levantar mucho la pierna… Como Ron Weasley, me daba asco cómo se movían las arañas. Solución, pasarme un verano entero cogiendo arañas en la mano, ahora molan. Y tengo más, soy muy miedoso, ¿y vosotros?

lucissignfoto

Eso, que empieza a hacer frío.

Lo que está sonando en el móvil de Xiana

Be My Baby, de Vanessa Paradis. Y vamos haciendo memoria para sacar el Xiana´s Greatest Hits. Pista 1 - House Of The Rising Sun, The Animals Pista 2 - Simple Man, Lynyrd Skynyrd Pista 3 - Girls Girls Girls, Motley Crüe Pista 4 - Even Flow, de Pearl Jam Pista 5 - You Give Love a Bad Name, de Bon Jovi Pista 6 - Ball And Chain, de Janis Joplin

Día de Nuestro Señor

septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Flickalo!

Mira que os molan estos…

¡Miao!

Pos esto es todo, amigos. Para cualquier chorradita, por chorras que sea, no os corteis y mandadme un meil de esos a tylerrip@hotmail.com