Hoy les dije a Celia y al muy Grungie que yo utilizaba el paint cuando quería retocar mis fotos, que total sólo era recortar, pintar todo un fondo, tal y cual. Y por poco me echan del bar a berridos, que era un neanderthal, que para qué estaba el fotochó, que no merecía vivir, que era una vergüenza como persona, que no sabían cómo conseguía encender el ordenador, luego vino la camarera y me estuvo dando bandejazos durante media hora mientras me llamaba de terrorista parriba. Y escoltado por la policía conseguí llegar a casa, aunque estos también me miraban muy mal.

No exagero, todo es verídico, y si no, que comente el Grungie si quiere, aunque no sé cómo le quedó la mano después de atizarme tanto.

Le voy a dedicar un video de uno que le mola, a ver si se calma.