Me dice el baquetas que cada vez que se pasa por aquí ve algo escrito sobre Indiana Jones, Indiana por aquí, Indiana por allá, que me hago pajas con Harrison Ford y que está preocupado por mi salud mental y sexual. Ante tales palabros debo proteger mi imagen de machito, que ya ligo poco para que aún encima el baquetas me eche esa publicidad encima… pero hoy no, que voy a poner un vídeo de una peli que mola mucho, y en el que salen dos de los hombres más deseados del mundo, según unas cuantas de mis primas.

Sus pongo en situación, por si no vísteis la película (y si no la visteis, no veais los videos, no es que cuenten nada, pero, joer, no mola). Alan Rickman, el juez, desterró a Australia a Johnny Depp, Sweeney, quince años antes, por un delito que no había cometido, como el Equipo A, y se quedó con su mujer Lucy y su hija Johanna. Sweeney Todd vuelve medio taladrao, y cuando se entera de que el juez acabó con Lucy y tiene secuestrada a Johanna, desentierra sus navajas de barbero y jura venganza de la buena, muy fría. El juez tiene poca memoria y no reconoce al barbero, y decide que ya le va tocando afeitarse. Mejor que entendais algo de ínglish.

La segunda parte del video muestra a Sweeney prometiendo caos y destrucción, porque la humanidad es un asco y nadie merece vivir. Pena de subtítulos.

Bueno, iba a poner sólo éste, pero la escena de Johnny y su “yerno” cantándole a la vez a la secuestrada Johanna no tiene desperdicio. Y además Johnny es taaaan guaaaapooooo. No es ironía, el cabrón es guapo. Canción de amor bañada en sangre.

¿El segundo rebanao no os recuerda a Michael Palin?