Dedicado a todos los que se quedaron en los setenta, especialmente a la mitad de ese grupo que en medio de un viaje a Mississippi volaba berreando “para ser piloto de primera, acelera, acelera”.

Qué canción más bonita, (y larga de cojones también).