Llevo despierto desde las tres y media de la noche de ayer, y debería irme para cama, pero voy a escribir sólo una cosilla.

¡Xiana, mira lo que pasaba mientras tú nacías!