Vaya, me acabo de enterar de que una semana antes también se había muerto Brad Renfro… cri, cri… Ah, que a este no lo conocéis. Sí, joer. Si visteis La Chorrada   El Cliente, que dirigió Joel Schumacher (este le da a todo) allá en los lejanos noventa, con Tommy Lee Jones y la preciosa Susan Sarandon, pues él era el chico que era testigo de un crimen. Creo. Y si visteis Sleepers, él era el cativo rubio con más cara de cabrón, que luego creció y se convirtió en abogado con la cara de Brad Pitt.

0767821599_01__sclzzzzzzz_.jpg

Y para mí ésta es su mejor película, dirigida por Bryan Singer, acompañado por Ian McKellen y Bruce Davison (actorazos), que aquí a alguien se le dió por titular Verano de corrupción. Interpreta a un pequeño cabroncete que averigua que un vecino suyo en realidad es un nazi fugitivo, pero que vive tranquilamente sus últimos días con otra identidad. Que no es que esté loco, si no que se cambió el nombre, leñe. El personaje de Renfro lo amenaza con entregarlo a los jodíos… a no ser que el viejito lo aguante y le cuente su vida y sus fechorías.También anda por ahí David Schwarzflinferfain (Ross), haciendo de profesor bastante puteado por el rapaz.

También hizo Bully, película en la que unos cuantos adolescentes se comportan como adolescentes, hasta que se aburren y matan a otro, más o menos. Un poco salvaje, pero bien interpretada, y en la que gente como Michael Pitt o el peor John Connor posible en Terminator 3 empezaban sus carreras.

Y poco más le dio tiempo a hacer al pobre chavalín. Drogarse (éste sí que se drogaba, y a lo bestia), actuar, dormir, robar, perder pelo…

Así que digo yo, y ahora es cuando se me va la olla, dos jóvenes actores mueren con una semana de diferencia, ambos con calvicie incipiente, veintipico años, interpretaron a gays, muerte por ingestión de productos químicos… ¿casualidad (por supuesto) o la obra de algún villano puritano y envenenador de celebridades? Escalofriante, ¿verdad? Pensad en ello, y si cumplís las características antes citadas, tened miedo, y cuidao con lo que os echan en el vaso. ¿Quién será el siguiente?