Somníferos, mala cosa.

Y ya iba a publicar esto tan contento, cuando me acordé de la chica de 22 años que su novio quemó y mató. La gente está enferma.