You are currently browsing the monthly archive for diciembre 2007.

-Yatá. -¿Cómo que yatá?

Hoy este blog cumple un año… un mes y diecinueve días, y para celebrarlo, rescato el primer texto de más de tres líneas que escribí. Felicidades, conejillos cuatro ojos.

“El niño que quería ir a las paraolimpiadas de Currubedo.

Había una vez un niño que quería ser bueno con sus padres y con la gente en general. Su mayor sueño era estudiar mucho mucho y ser alguien decente en la vida. No le gustaba la gente mala, pero sí que le gustaba andar por el campo y ver las flores y las margaritas y comer verdura. Un día incluso ayudó a una señora que era muy mayor a cruzar la carretera y todo. Pero vino un camión y los mató a los dos.

En la misma ciudad vivía Torbegildo, y su mayor sueño era ir a las paraolimpiadas de Currubedo. Pero había un problema, y es que el chaval estaba entero. Incluso le sobraba. Pero él no cejaba en su empeño. Como era un cobarde de cojones, no se atrevía a cortarse él mismo un brazo o una pierna, pero si tuviera un accidente…
Nuestro querido Torbegildo salió a la calle en busca de aventuras y accidentes. Lo primero que vió en la calle fue la propia calle, y lo segundo un autobús que estaba cargando gente para llevarla a sitios a los que iban, porque nadie pilla el bus para otra cosa. Entonces a nuestro querido Torbegildo se le ocurrió la maravillosa idea de pensar a ver si se le ocurría algo. En estas un piano que estaba siendo subido para arriba bajó de pronto y mató a un viejo que estaba justo a su lado. Y Torbegildo dijo: Uuuyyy.

Así que se fue al cine a ver Jason X por si le venía la inspiración sobre muñones y amputaciones. Pero no entró a ver la Jason X que él pensaba, si no otra Jason X, en la que la gente era más feliz en la película y no se clavaban cuchillos si no otras cosas que Torbegildo no pensaba que servían para clavar. Pero la gente que iba a ver la película pasaba miedo igual porque todos gemían y suspiraban.

Como se aburría y no entendía la película, pues se salió para afuera del cine. Conviene, se dijo, planificar artimaña simple aunque efectiva a fin de alcanzar nuestro propósito establecido. Sí, tienes razón, se respondió. Y allá fue nuestro chaval, el muy imbécil, a la vía del tren, porque sabía que el expreso de las ocho y media llegaba ahora, a las cinco menos 48. Fue corriendito hacia la vía y para atajar atravesó por una nave industrial de cortes de acero. Había un señor con una radial que a punto estuvo de cortarle una pierna, pero Torbegildo fue rápido y pudo esquivarla, pero al esquivarla tropezó con un señor con una taladora que se le cayó de las manos e iba a parar a la cabeza de Torbegildo, si no fuera porque Torbegildo saltó hacia atrás, pero como el ojo del culo no ve, no pudo ver que había un señor controlando una grua que llevaba láminas de acero y que al darle el topetazo le dió sin querer al botón de soltar láminas de acero y las susodichas cayeron de lado sobre Torbegildo y los señores todos. Pero Torbegildo hizo un carpado hacia atrás, dejó el carpado en el suelo y saltó para evitar daños mayores. Los tres hombres estos de antes murieron despedazados. Torbegildo ante tal baño de sangre pensó que como no se había traido el champú, lo mejor sería salir por patas. Lo pensó mejor y salió por la puerta.

Mientras, se puso a cavilar en lo sucedido, y al darse cuenta de las oportunidades perdidas, empezó a cabezazos con una pared mientras se llamaba imbécil. Y de una putísima vez llegó a la vía del tren. El expreso de las 20 y 30 llegaba temprano, porque aún no eran las 50 y ya asomaba por la vía. Así que Torbegildo aguantó firme en los raíles mientras esperaba el embestimiento con cara de estreñido. El maquinista lo vió e intentó frenar el convoy como fuera. Milagrosamente, el aparato se quedó a tan sólo dos centímetros y tres kilómetros de nuestro amigo. Torbegildo cabreado se cagó en la puta madre del organizador de los juegos paraolímpicos porque pensaba que nunca podría hacer realidad su sueño. Y mientras la madre esa se sacaba la mierda de la cabeza le pegó al Torbegildo tal paliza… pero tremenda paliza, que teníais que verla, ¿oiste? Y Torbegildo era feliz recibiendo ostias, porque pensaba que podría quedar acorde al sistema paraolímpico. Y como la tipa veía que Torbegildo se descojonaba mientras le sacudía, pos le dió con más fuerza. Torbegildo era feliz, feliz como sólo un niño puede ser feliz. Y se evadió a un mundo de poesía y mágica lírica en el que todas las palabras que se articulaban eran como vocablos de ángeles benditos tocados por un aura mística celestial. Tal que así: “te voy partir la cara, enano de mierda, te vía arrancar las piernas, vas a aprender a cascártela con la boca porque te voy dejar sin brazos, subnormal…” Oh, palabras divinas. Pero la pájara esta se fué y apareció por ahí George Clooney y dijo oh, dios mío, un niño herido, y se lo llevó para Urgencias aunque tuvieron que esperar a la madrugada porque es cuando la emiten.

George Clooney lo curaba mientras ponía cara de George Clooney y Torbegildo no se dejaba. Pero al final lo curó.

Y Torbegildo, que hasta ahora siempre había sido optimista y esperanzado, golpeaba una lata calle abajo, cabizbajo, bajo la lluvia que caía. Pero de repente dijo: Oh, llovía y ahora no. Y un viejo que pasaba dijo: chaval, tú tas tonto. Questá lloviendo a mares, joé. Y otro viejo dijo: diga usté que sí, putos críos, luego enferman y todo son poblemas. Y el primer viejo dijo: usté métasen sus asuntos, ¿quien la dao vela neste entierro? Y el otro dijo: entierro el suyo, carcamal.Y Torbegildo dijo: no, que digo que antes yo vía y ahora ya no veo. Y mientras los viejos morían infartados y lo corrían a paraguazos, Torbegildo corría él sólo calle arriba, pletórico de felicidad, metiéndose ostias con todas las farolas, porque se había quedado ciego perdido.

Su madre preocupada lo llevó al oculista, quien le dijo: eso es de no comer zanahoria. Y Torbegildo pensó que quizás era verdad, porque no recordaba haber visto nunca un conejo con gafas. Y al fin sonaron las trompetas y Torbegildo pudo ir a las paraolimpiadas de Currubedo, donde ganó las medallas de oro en tiro con arco, tiro al blanco y tiro de precisión, que ganó por ser el único que no mató a nadie.

Pero resultó que lo que Torbegildo tenía en los ojos eran cataratas, y un día se le salieron de madre y se ahogó. Y Torbegildo murió.”

Y así es como el amigo tyler se hace un grandes éxitos de sí mismo, asín, por el morro, y lo cuela como aniversario. En fin… Pues sí. Merry Pippins tu ol of yu.

Ayer, juntándonos en casa de Ana, los machos alfa nos pusimos a mirar revistas de cotilleo y cada vez que aparecía alguna buena moza (es decir, ni la Beckham ni la Hilton ni ninguna parecida), alabábamos su belleza o no, según el caso. Tras mucho discutir y mucho imaginar, ahí van mis cinco principales.

Con el número 5, quién me la diera sin maquillaje y recién salida de un catarro, Famke Janssen.

famke291024x768.jpg

¿O no?

Bien, con el número 4, haciendo mucho honor a su apellido, Maria Bello.

bello161024x7683.jpg

Rrrrrrrr.

With the námber zri, y por que yo lo valgo, la rarísima Eva Green.

green91024x768.jpg

Tes un pelaso…

Con er número 2, juapa juapa juapísima, Rachel Weisz.

weisz851024x768.jpg

Aiss…

Y ahora sí, con el número uno, la criatura más bella del planeta hasta nueva órden, la mejor actriz de su generación (Julia Roberts, muérete) Jennifer Connelly.

jennifer_connelly_13.jpg

jennifer_connelly_198.jpg

jennifer_connelly_204.jpg

El cabrón de Paul Bettany es un tío con mucha suerte. Y si Paul Bettany está con ella, supongo que las lectoras dirán que ella es la que tiene suerte… si alguna fémina se apunta conmigo a un complot para destruir el matrimonio y quedárnoslos, que me avise.

Y hasta aquí hemos llegado. Muchas gracias al jurado, formado por Susan Sarandon, Michelle Pfeiffer, Aitana Sánchez-Gijón, Patricia Conde, Bryce Dallas Howard y presidido por la honorable Sigourney Weaver, qué pasa.

Hoy un compañero de trabajo se me acercó con un pájaro en la mano. Era pequeño, marrón y con plumas más claras por el pecho, o como se llame en los pájaros. Tenía los ojos cerrados y todavía respiraba. Mi compañero me dijo que lo había encontrado al lado de la raya y que seguramente se había golpeado con un coche. Después de observarlo durante un momento, lo dejó con cuidado al borde de las hierbas que crecían al lado de la carretera. ¿Qué le vas a hacer?, me dijo. Pero yo me quedé mirándo al pobre bicho mientras mi compañero se alejaba, y lo cogí con cuidado. Abrió un poco un ojo mientras le acariciaba la cabeza. Temblaba un huevo. Cogí mi gorro del bolsillo y lo metí dentro con cuidado, haciendo una especie de nido. Pensé que si por la tarde a la vuelta del trabajo seguía vivo, lo llevaría al veterinario, aunque me parecía bastante optimista.

Así que puse el nido en la guantera abierta y allí quedó hasta la hora de comer. Yo ya estaba pensando con mucho cuidado. ¿Dejaría la furgoneta al sol? ¿a la sombra?¿alguna ventanilla abierta?¿y si se cuece?¿y si se congela? Un compañero mío estaba comiendo pipas y le puso una pelada al lado. Y yo, eh, que tiene sal, y a lo mejor le sienta mal.
Así que fuimos a comer y por el camino el pájaro ya tenía los dos ojos abiertos, pero no se movía. Yo preguntaba si estaba muerto, pero me decían que no, que estaba respirando. Pillamos un socabrón de la carretera y el pájaro se asustó, y empezó a mover la cabeza de un lado al otro, en plan dónde estoy. Nosotros decíamos, joer, mira, ya está bastante más espabilado. Rafa le has salvado la vida al pobre animal y tal. Y yo todo hinchado ya. El pajarraco nos miraba uno a uno, miraba dentro de la furgoneta, calentito en su nido. Eh, Rafa, que te ha cagado en el gorro. ¿Sí?, bueno, no importa, si sigue vivo…

Y en esto que saca las alas y sale disparado después de hacer un giro en el aire por una de las ventana. ¡Hijo puta el pájaro!¡Qué susto! Se ve que tenía frío y tal y ahora calentó y… No dió ni las gracias.Y yo me quedé embobado mirando la ventana en plan jo, mi pajarito. Bueno Rafa, has salvado una vida, una vida pequeñita, pero que sigue siendo una vida. Joer Rafa, tan grandote como eres y luego te pones todo sentimental y recoges pájaros heridos por ahí y… y yo que seguía mirando la ventana por donde se había escapado.

Bueno, llegamos al restaurante y llega mi compañero, el que lo había encontrado y nos pregunta ¿se escapó el pájaro? Joer, porque yo me comí uno con la furgoneta y juraría que venía de vuestro furgón. Y yo ¿En serio? Que sí, que bajó hasta la cuneta, remontó y me lo comí de lleno, que hizo ruido y todo. Y si él me lo dice así, yo me lo creo.

Y me cabreé con el pájaro. Me quedé jodidísimo con esa chorrada. Con lo bien que estaba en mi gorro ¿quien le manda escapar? No duró ni dos segundos libre. El muy idiota. ¿Y ahora qué cena Eneko?¿Espaguetis otra vez?¡Si ya me los tira a la cara, y con razón!

Por eso quiero pedir un minuto de silencio y dedicarle esta cancioncilla al pobre pájaro que buscando la libertad, se encontró un neumático. El muy burro. Al próximo que vea tirado por ahí, diré ooooh, pobriño ¡toma pisotón! y así nos ahorramos tiempo y gorros negros con manchas blancas. Joputa desagradecido.

Y esta también, que bueno, no tienen nada que ver, pero son unas risas, por lo menos ésta última.

2×1, como en el carrefúr.

Pozí, no me importaría nada haber trabajado estos días, pero nuestro encargado nos dijo que iba a hacer mal tiempo así que nada de horas extras a mogollón. Pero bueno, no me quejo demasiado. El miércoles me invitaron Ana y Pablo a una suculenta y muy divertida cena en su casa, y nada más terminar, y siendo bastante maleducado, me largué porque tenía un sueño de tres pares. El jueves, ayer, me desperté definitivamente a eso de las cinco de la tarde, cuando Juanma y Nuria me llamaron para tomar un algo, y después me fui a casa a ver Ratatouille. Qué maravilla de película. No digo más que no hace falta.

Hoy desperté a las dos, más o menos, y tenía pensado hacer un viaje a Coruña, pero mi hermana, muy amablemente, me había robado el coche. Así que estuve viendo un cachito de American Psycho con Ricardo, y ahora estoy escribiendo este diario de a bordo. Porque, joer, es lo que parece.

Así que, querido diario, cuando Celia salga de trabajar, bajaremos a tomar algo, me devolverá mi cámara, dormiré feliz y contento pensando que aún me quedan dos días para rascarme las pelotillas, iré a Coruña a ver la exposición de Fanny, sacaré algunas fotillos por la city, volveré y haré nosequé con ésta gente, quedaré con Juanma para ir a arco el domingo, dormiré, me levantaré tarde, o Juanma se levantará tarde, o los dos, iré a esfuciñar dos flechas, mínimo, al pabellón, comeremos raxo, volveremos, tomaremos café, diremos que el fin de semana se ha ido, como siempre, en un suspiro de mierda y que no lo hemos aprovechado para hacer nada, veré una peli, dormiré, y me despertaré a las 6 y pico del lunes pensando que necesito dormir más, que mi trabajo es una mierda, y que por suerte, cada vez va quedando menos para las vacaciones, en las que Sara y Diego volverán, después se irán, se habrán acabado las vacaciones, y volveré a despertarme pensando en que si fuera rico, no tendría que madrugar nunca más, tendría el dinero en Suiza, donde me haría una casita al borde de un lago, comería chocolate, y un reloj de cuco saltaría cada media hora berreando, pero a mí me importaría más bien poco, porque estaría haciendo muñequitos de nieve hasta que tuviera 55 años y me diera un ataque al corazón. Y Eneko y Rafita se quedarían con mi fortuna. Y después serían ellos quienes hicieran muñecos de nieve. Y mi querido hijo Toby tiraría mis cenizas en un paso de peatones.

Y ahora un video, que no tiene nada que ver con esto, pero que lleva tiempo en la lista de espera y ya le va tocando.

Lo que está sonando en el móvil de Xiana

Be My Baby, de Vanessa Paradis. Y vamos haciendo memoria para sacar el Xiana´s Greatest Hits. Pista 1 - House Of The Rising Sun, The Animals Pista 2 - Simple Man, Lynyrd Skynyrd Pista 3 - Girls Girls Girls, Motley Crüe Pista 4 - Even Flow, de Pearl Jam Pista 5 - You Give Love a Bad Name, de Bon Jovi Pista 6 - Ball And Chain, de Janis Joplin

Día de Nuestro Señor

diciembre 2007
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Flickalo!

Mira que os molan estos…

¡Miao!

Pos esto es todo, amigos. Para cualquier chorradita, por chorras que sea, no os corteis y mandadme un meil de esos a tylerrip@hotmail.com