A ver. Voy y me duermo. Hasta aquí todo normal. Entonces me pongo a soñar que me quedo dormido y llego tarde al trabajo. Salgo de casa y bajo las escaleras tropezando con las paredes, y a la altura del segundo veo la cabeza de un tiranosaurio que empieza a lanzar dentelladas al aire intentando atraparme, el muy jodío. Ahí estaba el cabrón en el hueco de las escaleras, y no me dejaba pasar. Y me llama mi compañero, esperándome con la furgoneta en la calle: “¡A ver, mecagüendios, que ya llevo aquí una hora esperando!” Y yo: “pero es que hay un tiranosaurio en el hueco de la escalera y no me deja pasar”. “¿Y yo qué culpa le tengo? ¡Baja ya, joder!”

Más o menos fue así, y entonces me despierto. La alarma de un reloj puñetero que tengo en la mesilla da las 5 y 30. Yo no me levanto a esa hora, y lleva como un año puesta para que suene así. No me pregunteis porqué. Y me alegro de que en vez de hacer ¡¡PIIII PIIII!! haga piuu piuu muy cutremente, que siempre me estaba jodiendo. Yo también soy muy listo que en un año nunca se me dió por sacar la alarmita. Pero qué pasa, ¿me meto yo en tu vida? ¿Eeeeh?

Después de estas gilipolleces y de pensar porqué coño sueño con un tiranosaurio, me vuelvo a quedar frito y lo siguiente ya es la repera.

Me pongo a soñar que estoy en medio del Parque Jurásico, en mitad de la novela, con todos los bichos sueltos y digo: ” Coño, pero si esto es el Parque Jurásico de la novela, antes de que venga el Espilber a hacer la película, aprovecho, saco la cámara de video y la hago yo, ya puestos”. Y me saco la cámara de video del bolsillo y me pongo a recordar lo que va pasando en la isla. Y me digo: “Voy a la laguna, que ahora es cuando el tiranosaurio ataca al Grant y a los niños en el bote”. Y allá voy y me pongo a gritar: “Eh, tiranosaurio, gírate un poco más a la izquierda, que no se te ve bien así” Y me empiezan a gritar los del bote: “¡Aparta de ahí, gilipollas, que te va a comer!” Y así gran parte del sueño.

Luego llego al centro de visitantes, cuando están los velocirraptores por ahí intentando entrar y me voy junto al Henry Wu y le pregunto: “Oye, que no me convencen los velocirraptores que teneis aquí, ¿qué mas tienes por ahí para que pueda elegir, y tal?” A estas alturas del sueño ya tenía a un tipo detrás que se encargaba del sonido y llevaba siempre un micrófono con pertiga de esos. Y los supervivientes que nos miraban en plan quiénes son estos tarados… aaaay.

En fin, a ver qué chorrada sueño hoy. Si es del mismo estilo que la última, firmo ya, porque me lo pasé pipa.