¡¡Felicidades, Señora de Pelotudo y Señor de Pelotuda!! Hala, ahora a tener cachorritos. Tranquilo, Jorge, no pongas esa cara, jajaja.

¡Hala, a atragantarse de perdices!