En las vacaciones me descansa el cuerpo pero la cabeza está a puntito de estallar. Hoy ha sido el primer día, después de diez, que he decidido quedarme en casa y rascarme las pelotillas. Pero no me quejo, porque todo lo que he hecho a sido provechoso. Y la Asociación Cultural DZine (AC-DZ, jajaja, y no es coña) comenzó su andadura extraoficialmente de maravilla. De momento me restan viernes, sábado, domingo y lunes para estar tirado en cama la mayor parte del tiempo. Aisss, qué paz… antes de que lleguen dos fines de semana con dos cumpleaños, la despedida de soltero, la cena de Sara, la boda… agh!
Y antes del video, me hago publicidad de la publicidad que me hacen. ¡Toma ya!