El Grungie crea escuela. Dos días después de sacar esta foto, (pasado mañana), nos llamó la Kaili para ver si podíamos usar la imagen, que le había molado. Y como somos así de desprendidos, pos aceptamos gustósamente.

Por cierto, cómete un bocata o algo, questás en los huesos, neniña.