Algunas pérfidas lenguas dirán que la versión tripona me hace más justicia, pero como este es mi blog, y aquí mando yo en total y absoluta dictadura, que se metan la pérfida lengua en el culo, a ver si les da gustito. Besitos.