Iba a ponerme en serio a trabajar en la pequeña gran e inacabable historia de Leiv, pero va a ser que no. Desde aquí, quiero mandar un amoroso corte de mangas a mi cerebro. Nunca te olvidaré, mai fren. Y ahora me voy a la cama a ver El Club de los Cinco, chincha.