La Sara cumple 23, ya, y aparte de tenerlo todo muy bien puesto, tiene una de las cabezas mejor amuebladas que conozco, si no contamos a la hora de ir a la peluquería. Menos mal que el pelo le crece rápido y pronto vuelve a estar como en la foto.