Y Diego me dice que es el Miguel Bosé extranjero, bueno, la verdad es que en el primer disco se parece más a Formula V o uno de estos, pero ya sabemos lo que le pasa a Diego cuando abre la boca de más. Hoy estuve todo el día escuchando al de los ojos diferentes, y me ha dado por buscar algún video. Si es que no paro.

Todos los principios son chungos, y si no, que se lo pregunten a Jesulín de Ubrique, que le falló el asesor de imagen y no volvió a cantar. Para mí, Bowie es uno de esos pocos artistas que han probado de todo (bueno, de esos hay muchos, me refiero a que ha ido cambiando de palo de vez en cuando, diferentes estilos musicales, actor…), y que siempre les ha salido bien.

El siguiente video es de la primera canción que escuché de él, hace muuuuuchos años.

La verdad es que siempre me pareció un tipo con mucha clase. Cuando lo ví en Dentro del Laberinto pensé, ¿pero qué pinta este aquí? Y pintaba mucho. Ya es difícil imaginárme la película sin Jennifer Connelly (Paul Bettany, tío con suerte), pero es que nadie podría haber igualado al Bowie como el Rey de los Goblins. Un tío bastante cabrón y juguetón, pero enamorado hasta las trancas de su enemiga. Fue Pilatos en La Última Tentación de Cristo, participó en Twin Peaks y ahora hace de Nikola Tesla en The Prestige, que tengo que ir a ver pero ya.

Y buscando y buscando videos del Bowie, me encuentro esto…

¡¡La polla!! No sé si es horrible o es buenísimo, y mucho me temo que me inclino por lo segundo.